Un desastre en la cocina (anécdota)

A una semana y pico del cumpleaños de mi hijo mayor, me agarró el ataque de nohiceuncarajo. Bueno, a decir verdad, faltaba toda una semana, teniendo ya el salón señado, la torta encargada, golosinas recién compradas, stickers y envoltorios listos para usar. Sólo faltaba armar el candy, los pinchos, las bolsitas, escribir las tarjetas y ya. Pero para mi, que suelo empezar meses antes de la fecha y tener todo listo con mucha anticipación, esto era un desastre.

Continue Reading